La niña pobre y la niña rica

Lorena era una niña de seis años, obediente, humilde y aplicada.
Su madre era costurera y su padre, estaba parado y cuidaba de la casa… aparte de echar todos los días unos 10 curriculums a ofertas de empleo de internet.
Apenas ganaban dinero para comer porque su madre no tenía casi trabajo en el pueblo y aún no habían terminado de pagar la hipoteca.

Lorena iba todos los días al colegio que había en el pueblo, era una niña muy inteligente, siempre sacaba unas notas de sobresaliente, con poco que estudiara era la mejor de la clase.

Teresa, otra niña de 6 años, hija de un arquitecto importantísimo y una diseñadora de moda de alta costura, que vivían en una lujosa casa en una urbanización con seguridad privada y piscina, iba también al mismo colegio que Lorena, pero aunque estudiaba bastante y era muy aplicada, le costaba mucho trabajo sacar buenas notas, sólo sacaba un triste aprobado.

Lorena y Teresa estaban en la misma mesa de estudios, se llevaban muy bien como compañeras y amigas. Lorena ayudaba a Teresa con sus tareas de clase para que sacara mejores notas.

Amigas-niñas

Pasaron siete años y las dos seguían aún con más amistad que antes, no tenían secretos entre ellas.

Los padres de Teresa querían mucho a Lorena por lo buen amiga que era de su hija y por el modo en que la ayudaba en sus estudios…Sobre todo, porque Teresa no quería ir a clases particulares pudiendo estar con una amiga que la animaba a estudiar como nadie en el mundo.

Un día, viendo la amistad que había entre las dos chicas, el padre de Lorena ofreció trabajo al padre de Teresa en su oficina, necesitaba una persona de confianza para trabajar como conserje y pensó que no habría mejor candidato que él para el puesto. Su currículum era intachable…Al verlo, no dudó ni un momento de que había tenido muy mala suerte al estar tanto tiempo sin trabajo.
«Las épocas de crisis a veces son tan injustas, que empobrecen a gente formidable», -pensó-.

Que saliese una vacante en la empresa del padre de Teresa fue genial. Desde ese momento, la familia de Lorena no pasó más calamidades.

Cuando tuvieron edad de ir al instituto decidieron inscribirse juntas y, fue genial, porque su amistad crecía al compás de su formación y se sentían invencibles.

Amigas-uni

Lorena tenía una vieja bicicleta como medio de transporte y Teresa una scooter último modelo, pero eso daba igual, lo cierto, es que, al fin y al cabo, tan solo eran medios de transporte con dos ruedas.

A los dieciocho años, Teresa terminando el instituto, decidió estudiar la carrera de Medicina en la Universidad. Lorena también deseaba hacer una carrera, pero como sus padres no tenían dinero para pagarle la matrícula y sus gastos en la ciudad universitaria, no podía ir.

Aunque consiguiese una beca…no sería suficiente para cubrir el coste de sus estudios… Estaban muy tristes…pero, los padres de Teresa decidieron que ellos pagarían la matrícula y un piso compartido para Lorena y su hija con tal de que las dos sacaran una carrera de provecho para el día de mañana.

Así que se matricularon los dos en la Universidad y a los cinco años de estudios ambas terminaron la carrera con matrícula de honor. Teresa terminó la carrera de Medicina y Lorena, la de psicología.

Al final, nacer en una familia rica o pobre no es lo importante. Lo importante es tener buen corazón. Con apoyo y ayuda, las personas que más lo necesitan pueden salir de una mala situación y alcanzar las mismas oportunidades.

Fin!

Nota: Este cuento es una adaptación de uno encontrado en la web www.cuentosinfantilescortos.net titulado Niño pobre, niño rico escrito por Luis Muñoz.
He cambiado los personasjes, profesiones de los padres y las madres y muchos datos de la historia para adaptarlo a la época actual o, simplemente, porque coincidía más con mi propia forma de contar las cosas.
El mensaje es el mismo que transmitía el cuento de la idea original.

Las fotografías utilizadas son fotos libres que he encontrado por internet y he editado con Photoshop.

Promesa:
En cuanto tenga algo de tiempo os empiezo a dejar textos totalmente originales. 😀

Deja una respuesta